Migraña y obesidad



¿Juat? No sólo debes preocuparte por los alimentos que desencadenan migraña, sino de mantener un índice de masa corporal adecuado para conservar control óptimo de tu padecimiento. Desde hace 10 años se ha estudiado la fuerte correlación que existe entre la obesidad y la migraña. Se considera también un factor de riesgo mayor para padecer dolores de cabeza de manera crónica. Además se ha observado que un índice de masa corporal (IMC) mayor a 30, confiere un riesgo de 27% más de padecer migraña. Por si no fuera suficiente, al sobrepeso también se le atribuye un aumento en la frecuencia y severidad en cada episodio migrañoso. Las personas con grado severo de obesidad reportan más a menudo episodios de cefaleas incapacitantes, acompañadas de otros síntomas como intolerancia al ruido y la luz.

En resumen: Mayor sobrepeso = más episodios de migraña (incluyendo otros dolores de cabeza), de mayor intensidad y con más síntomas asociados.

¿Cómo influye el sobrepeso en tu migraña?

El mecanismo que involucra la obesidad con la migraña se desconoce, sin embargo se propone que el aumento de tejido adiposo(grasa corporal) conlleva a su vez un incremento de sustancias inflamatorias en el organismo. Éstas provocan alteración de determinados neurotransmisores (serotonina, adiponectina y leptina principalmente), encargados de la saciedad y que se ven afectados también en personas con migraña. Los mecanismos del dolor también se modifican, provocando mayor susceptibilidad a estímulos nocicptivos.

En principio, la obesidad es un estado continuo de inflamación, que entre muchas otros problemas, puede descontrolar tu migraña.

La obesidad frecuentemente va acompañada de dislipidemias, ya sabes, “el colesterol alto”, “los triglicéridos altos”, etc. Algunos estudios recientes revelan que la prevalencia de la migraña se relaciona con altos niveles de “lípidos malos” en sangre.

¿Por qué conviene bajar de peso?

La buena noticia es que es un factor de riesgo modificable, osea, que depende de ti. En personas obesas, bajar de peso ayuda significativamente a menguar la cantidad de episodios por mes. De acuerdo a varios estudios, la cantidad de peso que pierdas impacta de manera proporcional en el número de episodios de migraña que puedes padecer por mes y en la intensidad de los mismos. Disminuir el consumo de grasas, (especialmente si son saturadas) en tu dieta también disminuye significativamente la intensidad y duración de los ataques de migraña. Balancear la ingesta de carbohidratos también contribuye a un mejor control.

Si te consuela un poco, tener un peso demasiado bajo para tu talla, también es un factor de riesgo para padecer migraña. Aclaro que tener migraña no es un factor de riesgo para padecer obesidad, no quieras justificar que comes de la manera que comes por tus dolores de cabeza.

La mejoría de tu calidad de vida no está en tratamientos de rescate, que si bien son necesarios, también puedes contribuir en necesitarlos menos cada vez. La ingesta contínua de analgésicos puede empeorar aún más tu condición, para más información sobre el abuso de analgésicos oprime este vínculo.

https://www.avineur0.com/blog/adicc-analgesic

Reflexión final.

La obesidad y tu alimentación son cosas que si puedes cambiar en tu vida. Date cuenta que tener sobrepeso aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades ya conocidas pero silenciosas, como hipertensión, diabetes, dislipidemia, etc. El problema es que también está fuertemente asociado a padecimientos que si repercuten tu día a día, en este caso “dolores de cabeza en “diferentes presentaciones” incluyendo migraña. Existen determinados hábitos alimentarios y alimentos que desencadenan episodios de migraña, los cuales puedes consultar aquí.

https://www.avineur0.com/blog/_alim

Gracias por leerme, no olvides dejar tus comentarios y compartir esta información.

Dr. Rodrigo Ávila Cervantes, Neurocirujano.


Bibiografía.

1.- Lippi, G., Mattiuzzi, C., & Cervellin, G. (2014). Chocolate and migraine: the history of an ambiguous association. Acta Bio Medica Atenei Parmensis, 85(3), 216-221.

2.-Gelaye, B., Sacco, S., Brown, W. J., Nitchie, H. L., Ornello, R., & Peterlin, B. L. (2017). Body composition status and the risk of migraine A meta-analysis. Neurology, 88(19), 1795-1804.

3.- Janoska, M., Chorążka, K., & Domitrz, I. (2015). Migraine frequency and its association with dyslipidemia in women. Neurologia i neurochirurgia polska, 49(2), 95-98.

4.- Giraud, P., & Chauvet, S. (2013). Migraine and obesity, is there a link?. Revue neurologique, 169(5), 413-418.

5.- Ornello, R., Ripa, P., Pistoia, F., Degan, D., Tiseo, C., Carolei, A., & Sacco, S. (2015). Migraine and body mass index categories: a systematic review and meta-analysis of observational studies. The journal of headache and pain, 16(1), 27.

6.- Finocchi, C., & Sivori, G. (2012). Food as trigger and aggravating factor of migraine. Neurological Sciences, 33(1), 77-80.

7.- Ferrara, L. A., Pacioni, D., Di Fronzo, V., Russo, B. F., Speranza, E., Carlino, V., ... & Ferrara, F. (2015). Low-lipid diet reduces frequency and severity of acute migraine attacks. Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases, 25(4), 370-375.

8.- Turner, D. P., Smitherman, T. A., Penzien, D. B., Porter, J. A., Martin, V. T., & Houle, T. T. (2014). Nighttime snacking, stress, and migraine activity. Journal of Clinical Neuroscience, 21(4), 638-643.

9.- Kalil, G. Z., Recober, A., Hoang‐Tienor, A., Bridget Zimmerman, M., Haynes, W. G., & Pierce, G. L. (2016). Higher augmentation index is associated with tension‐type headache and migraine in middle‐aged/older humans with obesity. Obesity, 24(4), 865-870.

10.- Rist, P. M., Buring, J. E., & Kurth, T. (2015). Dietary patterns according to headache and migraine status: A cross-sectional study. Cephalalgia, 35(9), 767-775.

11.- Recober, A., & Peterlin, B. L. (2014). Migraine and obesity: moving beyond BMI. Future neurology, 9(1), 37-40.

12.- Verrotti, A., Di Fonzo, A., Penta, L., Agostinelli, S., & Parisi, P. (2014). Obesity and headache/migraine: the importance of weight reduction through lifestyle modifications. BioMed research international, 2014.

13.- Taylor, F. R. (2009). Lifestyle changes, dietary restrictions, and nutraceuticals in migraine prevention. Techniques in Regional Anesthesia & Pain Management, 13(1), 28-37.


677 views

Last update June 2018 by Dr. Rodrigo Avila Cervantes