Conducto lumbar estrecho: Causa de ciática en la tercera edad.



Se confunde frecuentemente con la hernia discal por la afección del nervio ciático.

Es tan común que se calcula que alrededor de 1 de cada 10 personas que tiene dolor de espalda baja presenta esta enfermedad. En E.U.A. Más de 200 mil individuos padecen esta condición, que es causa de dolor e incapacidad. Tan solo en 2007 se realizaron 37,000 laminectomías a consecuencia de esta patología en dicho país. Un porcentaje elevado de la gente de más de 60 años que afirma tener una hernia de disco en realidad presenta un condición más compleja, denominada conducto lumbar estrecho (CLE). A diferencia de las hernias de disco que se presentan en personas jóvenes, lo habitual en el CLE es que ocurra en personas mayores de 60 años. El CLE es parte del envejecimiento y se espera que la mayoría de las personas de más de 60 años tengan cambios, así como las canas y las arrugas. Sin embargo, es cuando hay síntomas, que requiere valoración por parte de un especialista de columna.

Todo lo que necesitas saber sobre hernias discales lo puedes encontrar aquí:

https://www.avineur0.com/blog/herniadiscallumbar

1.-¿Y… Cuáles son los síntomas?

En reposo habitualmente no presentan ninguna dolencia de manera inicial. El síntoma cardinal es la claudicación que se origina por la compresión mecánica y la falta de irrigación de sangre en las raíces nerviosas.

Se presenta al permanecer de pie durante algún tiempo y se exacerba aún más al caminar por el aumento de consumo de oxígeno. Te quedará más claro con los siguientes ejemplos:

A) Ejemplo clásico 1: Es aquella persona que camina y gradualmente va perdiendo fuerza y aumenta el dolor, sin embargo, al sentarse o acostarse “hecho bolita” se recupera completamente y puede caminar como si nada hubiera ocurrido. De esta manera reinicia el ciclo una y otra vez.

B) Ejemplo clásico 2: El dolor es peor al bajar escaleras y al caminar hacia abajo en una pendiente. Puede acompañarse de debilidad, adormecimiento y hormigueo en las piernas.

C) Ejemplo clásico 3: El individuo siente alivio y tolera más tiempo al inclinarse hacia enfrente mientras camina, habitualmente se recargan en el carrito del super y hasta les parece que no tienen ninguna dolencia .

Cualquier escenario o la combinación de todos ellos limitan sustancialmente las actividades diarias y la autonomía de quien lo presenta, de ahí la importancia de diagnosticarlo de manera oportuna.

2.-¿Pero…Qué es el conducto lumbar estrecho?

Se refiere a una estenosis o disminución de calibre del conducto espinal y otros agujeros, que es por donde pasan las raíces nerviosas. Este estrechamiento es totalmente esperado con la edad. El problema surge cuando el espacio se vuelve insuficiente para las estructuras nerviosas y vasculares que ocupan estos sitios. ¿En qué se traduce? Las raíces nerviosas que forman el nervio ciático se encuentran apretadas y te duelen los glúteos o se adormecen tus piernas. A pesar de poder tener una hernia discal, no necesariamente es la causa principal de tu dolor, es el ligamento amarillo que se encuentra hipertrófico (más grande de lo normal) el que origina la mayor compresión.

3.-¿Qué cambios ocurren en tu columna?

Básicamente se torna rígida y “se vence”, en medicina se les llama osteoartrosis y espondilolistesis respectivamente. Es más frecuente en niveles lumbares bajos(L4-L5 y L5-S1), por lo que puede presentar síntomas de ciática. Otras causas menos frecuentes son los quistes neurales o sinoviales, tumores, lipomas, cambiospostoperatorios que provoquen fibrosis. Otros términos que escucharás en consulta son: artropatía de las articulaciones facetarias, formación de osteofitos, hipertrofia del ligamento amarillo.

4.-¿Cómo saber si se trata de una hernia discal o un conducto lumbar estrecho?

Eso lo va a determinar tu médico especialista, sin embargo, si te identificaste con alguno de los ejemplos clásicos, conviene saber si tienes factores de riesgo. Los más relevantes son:

A)Edad mayor a 60 años.

B)Obesidad, no me cansaré de decirte que bajes de peso.

C)Vida sedentaria y si fuiste fumador, el riesgo es aún mayor.

D) Trauma repetido en tu columna: haber realizado deportes de impacto que hayan desgastado tu columna, como fútbol, pesas, americano, etc.

5.-¿Qué estudios se requieren para el diagnóstico?

Una vez que el médico tiene la sospecha por el interrogatorio y la exploración física, te va a solicitar una resonancia magnética lumbosacra sin medio de contraste. Es el mejor estudio para confirmar el diagnóstico.

La electromiografía sirve para determinar si hay daño en las raíces involucradas. Es un auxiliar para documentar que en efecto tus raíces están lastimadas y a que grado, sin embargo no es necesario para el diagnóstico. A tu médico podrían interesarle también radiografías lumbosacras en AP, laterales y dinámicas para determinar el plan quirúrgico.

6.-¿Cuál es el mejor tratamiento?

Se sabe que son mayores los beneficios a largo plazo de la cirugía descompresiva

via posterior que la combinación de tratamientos conservadores más efectivos. Los tratamientos conservadores por si solos han mostrado discreta mejoría y la mayoría de los pacientes son intervenidos quirurgicamente a corto plazo. Si no existe un déficit neurológico progresivo agudo, se pueden realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, así como ejercicio aeróbico para mejorar la postura y estabilizar los músculos. Se utilizan analgésicos y antiinflamatorios. La realidad es que los mejores resultados se obtienen al combinar el tratamiento conservador y la cirugía.

7.-¿En que consiste la cirugía?

Se realiza una incisión de 2.5 cm en tu espalda, se retira parte de la lámina de las

vertebras afectadas y el ligamento amarillo de dichos niveles. Se hace un recalibraje de los forámenes para evitar compresión de las raíces de los nervios.

El beneficio en colocar barras y tornillos para fusionar vértebras(artrodesis), y/o espaciadores interespinosos en el tratamiento quirúrgico de esta enfermedad es controvertido y debe ser individualizado. Los espaciadores interespinosos no han mostrado ningún beneficio en estudios a largo plazo. Al realizar descompresión posterior únicamente, sin artrodesis ni espaciadores interespinosos, se ha observado que hay reducción de costos, del sangrado y de la estancia intrahospitalaria. Aún no queda muy claro en la literatura médica que pacientes se benefician el uso de barras y tornillos para fijar. Incluso en los pacientes en los que se hace diagnóstico de espondilolistesis o inestabilidad. Hace dos años se afirmaba que era una práctica histórica y obsoleta, un año más tarde se han evaluado otros parámetros relacionados a estos procedimientos en los que si hay “ventajas”, sin embargo no se observa una mejoría medible en la calidad de vida y tampoco se ha realizado seguimiento a largo plazo para detectar todo tipo de complicaciones. Al poner en la balanza el el costo para el paciente si se decide colocar una fijación, las ventajas queda aún menos claras.

8.-¿Por qué es preferible la cirugía mínimamente invasiva?

Muy sencillo, reduce la morbilidad transoperatoria, se requieren de menos medicamentos durante la anestesia, además de reducir el sangrado, el tiempo de estancia intrahospitalaria y los costos para el paciente. En números tangibles para ti: Podrás ir a tu casa el mismo día y caminar, el sangrado es de aprox 75 ml y gastarías 1/3 parte que en un procedimiento abierto con fijación con barras y tornillos. Además estarás trabajando 8 días después de haber sido operado.

9.-¿Cuáles son las posibles complicaciones?

En realidad menos del 2% presenta alguna complicación. Las más frecuentes reportadas en la literatura son: Desgarro dural, fístula de líquido cefalorraquídeo, infección de herida, dolor permanente (con o sin cirugía), hemorragia, reintervención quirúrgica, lesión de raíces nerviosas. La mayoría de ellas se resuelven de manera favorable y son prevenibles con las técnicas actuales.

10.-¿Cuándo es una urgencia absoluta operarlo?

En raras ocasiones puede presentarse dolor intenso con disminución de la fuerza en ambas piernas, que puede estar acompañado de disfunción eréctil, incontinencia fecal o urinaria. Para más información consulta este vínculo:

https://www.avineur0.com/blog/que-es-el-dolor-lumbar-bajo-o-citica

Reflexión final

Si tienes más de 60 años y sospechas de una hernia discal, tu condición puede ser en realidad conducto lumbar estrecho. La importancia de saberlo es que los síntomas de la hernia discal puede remitir con tratamiento conservador, en cambio los síntomas del CLE habitualmente progresan y se acumulan, por lo que comprometen seriamente tu calidad de vida. Ese dolor de espalda puede ser mas serio de lo que pensabas. Acude a tu especialista. Toda la información de esta revisión está fundamentada en la literatura médica de mayor peso al respecto y se encuentra citada al final. No dudes en preguntar a tu cirujano de columna cualquier información que hayas leído aquí.

Gracias por leerme, no olvides compartirlo si fue de tu agrado.

Dr. Rodrigo Ávila, Neurocirujano.




Bibliografía

1.- Foris, L., & Dulebohn, S. (2017). Spinal Stenosis And Neurogenic Claudication.

2.- Zaina, F., Tomkins-Lane, C., Carragee, E., & Negrini, S. (2012). Surgical versus non-surgical treatment for lumbar spinal stenosis. Cochrane Database Syst Rev, 12.

3.- Machado, G. C., Ferreira, P. H., Yoo, R. I., Harris, I. A., Pinheiro, M. B., Koes, B. W., ... & Ferreira, M. L. (2016). Surgical options for lumbar spinal stenosis. The Cochrane Library.

4.- Cowley, P. (2016). Neuroimaging of spinal canal stenosis. Magnetic Resonance Imaging Clinics, 24(3), 523-539.

5.- Eun, S. S., Lee, H. Y., Lee, S. H., Kim, K. H., & Liu, W. C. (2012). MRI versus CT for the diagnosis of lumbar spinal stenosis. Journal of Neuroradiology, 39(2), 104-109.

6.- Moojen, W. A., & Peul, W. C. (2015). Minimally invasive surgery for lumbar spinal stenosis. BMJ: British Medical Journal (Online), 350.

7.- Försth, P., Ólafsson, G., Carlsson, T., Frost, A., Borgström, F., Fritzell, P., ... & Sandén, B. (2016). A randomized, controlled trial of fusion surgery for lumbar spinal stenosis. New England Journal of Medicine, 374(15), 1413-1423.

8.- Liang, H. F., Liu, S. H., Chen, Z. X., & Fei, Q. M. (2017). Decompression plus fusion versus decompression alone for degenerative lumbar spondylolisthesis: a systematic review and meta-analysis. European Spine Journal, 1-12.

9.- Fritz, J. M., Lurie, J. D., Zhao, W., Whitman, J. M., Delitto, A., Brennan, G. P., & Weinstein, J. N. (2014). Associations between physical therapy and long-term outcomes for individuals with lumbar spinal stenosis in the SPORT study. The Spine Journal, 14(8), 1611-1621.

10.-Weinstein, J. N., Tosteson, T. D., Lurie, J. D., Tosteson, A. N., Blood, E., Hanscom, B., ... & Hilibrand, A. (2008). Surgical versus nonsurgical therapy for lumbar spinal stenosis. New England Journal of Medicine, 358(8), 794-810.

11.- Lurie, J., & Tomkins-Lane, C. (2016). Management of lumbar spinal stenosis. BMJ: British Medical Journal (Online), 352.

12.- Lee, J. Y., & Patel, A. A. (2013, December). Lumbar spinal stenosis and degenerative spondylolisthesis. In Seminars in Spine Surgery (Vol. 25, No. 4, pp. 256-262). Elsevier.

13.- Song, K. S., Cho, J. H., Hong, J. Y., Lee, J. H., Kang, H., Ham, D. W., & Ryu, H. J. (2017). Neuropathic Pain Related with Spinal Disorders: A Systematic Review. Asian spine journal, 11(4), 661-674.

14.-Kepler, C. K., Vaccaro, A. R., Hilibrand, A. S., Anderson, D. G., Rihn, J. A., Albert, T. J., & Radcliff, K. E. (2014). National trends in the use of fusion techniques to treat degenerative spondylolisthesis. Spine, 39(19), 1584-1589.

15.- Matsuwaka, S. T., & Liem, B. C. (2018). The Role of Exercise in Treatment of Lumbar Spinal Stenosis Symptoms. Current Physical Medicine and Rehabilitation Reports, 6(1), 36-44.

16.- Weinstein, J. N., Lurie, J. D., Tosteson, T. D., Hanscom, B., Tosteson, A. N., Blood, E. A., ... & Albert, T. J. (2007). Surgical versus nonsurgical treatment for lumbar degenerative spondylolisthesis. New England Journal of Medicine, 356(22), 2257-2270.

17.- Lee, C. K., Rauschning, W., & Glenn, W. (1988). Lateral lumbar spinal canal stenosis: classification, pathologic anatomy and surgical decompression. Spine, 13(3), 313-320.

0 views

Last update June 2018 by Dr. Rodrigo Avila Cervantes