Hernia discal lumbar. Las 10 cosas que debes saber antes de operarte.

Updated: Oct 24, 2018

1.-¿Qué es la hernia discal?

La definición más actual que mejor la describe y establece un desplazamiento

localizado de material de un disco intervertebral que cause dolor,

adormecimiento en la distribución de un nervio en su función de movimiento o de sensibilidad.

En otras palabras: fragmentos de disco fuera de su lugar habitual que provoquen síntomas.

2.-¿Qué tan frecuente es?

Hasta 80% de la población presenta dolor lumbar alguna vez an su vida. La hernia discal es la enfermedad más común de la columna vertebral que requiere intervención quirúrgica. Las hernias lumbares discales son la causa principal de dolor de ciática. No todas provocan síntomas, y éstos dependen de la configuración de la misma lesión.

3.-¿Cuáles son los factores de riesgo para padecerla?

Las más importantes de todas son el sobrepeso y la obesidad. También la diabetes, la alteración de los trigliceridos y el colesterol contribuyen. Se sabe que fumar es un factor de riesgo importate. Las actividades laborales son determinantes, ya que permanecer mucho tiempo conduciendo o sentado, cargar objetos pesados de manera contínua alteran la mecánica normal de la columna. El estrés también se ha identificado como factor que favorecen las hernias discales.

4.-¿Qué síntomas provoca?

Lo más frecuentes es dolor en la espalda baja. El dolor de ciática puede ser originado por una hernia discal y es la causa más frecuente de este tipo de dolor. La propia definición de hernia establece que puede haber dolor localizado en la espalda o con irradiación hacia las piernas, puede también haber adormecimiento o pérdida de la fuerza en los mismos trayectos. Se manifiesta en ocasiones con pérdida de control de esfínteres urinario y/o fecal y es allí cuando representa una urgencia médica. En raras ocasiones puede haber disfunción eréctil.

Para conocer los datos de alarma de dolor lumbar lee este artículo.

https://www.avineur0.com/blog/que-es-el-dolor-lumbar-bajo-o-citica

5.-¿Cómo se diagnostica?

El interrogatorio y la exploración física por un especialista son las piezas clave para el diagnóstico. Él solicitará, si lo considera necesario, más estudios para determinar la causa de tus síntomas. La resonancia magnética lumbosacra es el estudio de imagen de mayor utilidad. Además permite determinar la causa, evaluar el grado de compresión a las estructuras nerviosas y hacer una planeación terapéutica.

Los estudios electrofisiológicos sirven para determinar si existe compresión del nervio, sin embargo no permiten establecer la causa o el sitio de la compresión. Su utilidad es moderada.

6.-¿Qué opciones de tratamiento existen?

Cada caso es diferente y la opción terapéutica deberá ser individualizada.En la mayoría de los casos se recomienda tratamiento conservador y cambios en el estilo de vida. Se ha mostrado eficacia discreta y transitoria con inyección de esteroides en casos con características específicas. No existe ninguna evidencia que sustente que el reposo en cama sea benéfico para una evolución favorable de la enfermedad. Los analgésicos no esteroideos muestran beneficio discreto o escaso.

Los tratamientos quirúrgicos son muchos, los más frecuentes son la microdiscectomía, la discectomía abierta y la discectomía tubular. Las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva radican en pérdida menor de sangre durante el procedimiento, menor tiempo de duración del mismo, estancia hospitalaria más corta y recuperación más rápida.

7.-¿Cuándo se debe operar una hernia discal?

Es la pregunta del millón. Te responderé sin mentiras, no existe un consenso claro y preciso, sin embargo las guías recomiendan esperar máximo 6 semanas si no hay remisión del dolor. Al realizar una cirugía antes de los 3 meses se obtienen mejores resultados. De igual manera la demora de 6 meses o más del inicio de los síntomas conlleva a pobres resultados. Para el cirujano de columna es importante la edad del paciente, la duración y la severidad de los síntomas, el lugar y la morfología de la hernia y los nervios motores afectados.

No menos importante es saber que sin cirugía 80% va a recuperar la fuerza y 50% la sensibilidad en los próximos 12 meses. La severidad de la debilidad aumenta la posibilidad de no recuperación. La pregunta que nos importa es: ¿Que va a ocurrir con tu vida en ese tiempo? Si sabemos que es usualmente una enfermedad de personas en edad productiva y causa limitaciones importantes e incapacidad.

¿Que va a pasar si eres de los desafortunados que no recuperan la fuerza o la sensibilidad?, en el caso de esta última es casi tirar una moneda al aire transcurridos 12 meses. La cirugía mejora significativamente el dolor y acelera la recuperación para realizar las actividades diarias. En 1 semana podrás regresar a trabajar. El tiempo habitual de recuperación con cirugía es de 4 semanas y sin cirugía 12 semanas.

¿Te das cuenta de la complejidad? Es por eso que la decisión la debes tomar tú con tu médico de manera informada con base en todo lo anterior. Sólo tú sabes cuanto te duele y cuanto toleras los demás síntomas en el momento que se presenten. No menos importante es tu condición general de salud, por eso hay que poner en la balanza los riesgos y beneficios de una u otra decisión.

8.-¿En qué consiste el tratamiento quirúrgico?

En todos ellos el principio es el mismo. Remover los fragmentos de disco intervertebral que causan la compresión de las estructuras nerviosas. El tratamiento de elección en nuestro caso es la microdiscectomía (microcirugía)por la amplia experiencia de más de 2 mil pacientes operados exitosamente. Se realiza una incisión de 2.5 cm en tu espalda y el área dentro de tu cuerpo que se trabaja es de menor tamaño que la uña de tu dedo pequeño.

9.- ¿Cuanto dura la cirugía y cuánto tiempo de hospitalización se necesita?

La cirugía dura aproximadamente hora y media por cada hernia intervenida. El procedimiento puede realizarse de manera ambulatoria e ir a casa el mismo día(aunque no lo creas), sin embargo la mayoría de los pacientes prefieren pasar la noche en el hospital. El mismo día podrás caminar e ir al baño. Te incorporarás a tu trabajo en 7 días. Son las ventajas de realizar procedimientos mínimamente invasivos.

10.-¿Qué complicaciones puede haber por la cirugía?

Las complicaciones son inherentes a cualquier procedimiento de la vida diaria. Piensa que puede salir mal mientras cruzas una calle: Te puedes tropezar, te pueden atropellar, pueden secuestrarte e incluso podrías morir intentándolo. No terminaría de enumerar todos los escenarios catastróficos. Sin embargo casi la mayoría absoluta de las veces no te ocurren incidentes gracias a las medidas preventivas necesarias que tomas. Piensa que es lo mismo en una cirugía y que un equipo verifica una y otra vez que todo esté en orden y que se toman precauciones excesivas para que todo salga bien. Algo así como que un equipo SWAT experto en cruzar gente por la avenida está de tu lado. Tienes en realidad poco de que preocuparte.

Las complicaciones que se reportan en la literatura mundial que debes saber son:

-1-3% pueden presentar exacerbación de los síntomas(más dolor, mayor pérdida de la sensibilidad, etc)

- 5% no se recuperarán independientemente de si se realiza cirugía o no.

-1-2% pueden tener complicaciones en la herida quirúrgica: dehiscencia de herida, infección o seroma.

-Desgarro dural: 3%

-Defunción: 1 en 2 mil casos

Aunque no lo creas, a pesar de todo lo anterior, la cirugía es un procedimiento seguro y la mayoría de las complicaciones tienen solución.


Reflexión final

Ahora que estás al día en el tema de la hernia discal lumbar podrás tomar una decisión informada junto con tu médico. Las mejores decisiones se toman de manera colaborativa. No olvides que todo el contenido de este texto está extraído de los artículos de mayor peso en el tema, así que no dudes en preguntarle a tu médico con esta información en la mano.

Gracias por leerme.


Dr. Rodrigo Ávila C. Neurocirujano


Bibliografía

1.- Schroeder, G. D., Guyre, C. A., & Vaccaro, A. R. (2016, March). The epidemiology and pathophysiology of lumbar disc herniations. In Seminars in Spine Surgery (Vol. 28, No. 1, pp. 2-7). Elsevier.

2.- NASS Clinical Guidelines Committee. (2007). Clinical Guidelines for Multidisciplinary Spine Care. Diagnosis and Treatment of Degenerative Lumbar Spinal Stenosis.

3.- Kreiner, D. S., Hwang, S. W., Easa, J. E., Resnick, D. K., Baisden, J. L., Bess, S., ... & Ghiselli, G. (2014). An evidence-based clinical guideline for the diagnosis and treatment of lumbar disc herniation with radiculopathy. The Spine Journal, 14(1), 180-191.

4.- Ruan, W., Feng, F., Liu, Z., Xie, J., Cai, L., & Ping, A. (2016). Comparison of percutaneous endoscopic lumbar discectomy versus open lumbar microdiscectomy for lumbar disc herniation: A meta-analysis. International journal of surgery, 31, 86-92.

5.- Watters, W. C., & McGirt, M. J. (2009). An evidence-based review of the literature on the consequences of conservative versus aggressive discectomy for the treatment of primary disc herniation with radiculopathy. The Spine Journal, 9(3), 240-257.

6.- Deyo, R. A., & Mirza, S. K. (2016). Herniated lumbar intervertebral disk. New England Journal of Medicine, 374(18), 1763-1772.

7.- How Should We Grade Lumbar Disc Herniation and Nerve Root Compression? A Systematic Review

8.- Parker, S. L., Mendenhall, S. K., Godil, S. S., Sivasubramanian, P., Cahill, K., Ziewacz, J., & McGirt, M. J. (2015). Incidence of low back pain after lumbar discectomy for herniated disc and its effect on patient-reported outcomes. Clinical Orthopaedics and Related Research®, 473(6), 1988-1999.

9.- Khan, A. N., Jacobsen, H. E., Khan, J., Filippi, C. G., Levine, M., Lehman, R. A., ... & Chahine, N. O. (2017). Inflammatory biomarkers of low back pain and disc degeneration: a review. Annals of the New York Academy of Sciences, 1410(1), 68-84.

10.- Huang, W., Qian, Y., Zheng, K., Yu, L., & Yu, X. (2016). Is smoking a risk factor for lumbar disc herniation?. European Spine Journal, 25(1), 168-176.

11.- Donnally III, C. J., & Dulebohn, S. C. (2017). Lumbar Degenerative Disk Disease.

12.- Amin, R. M., Andrade, N. S., & Neuman, B. J. (2017). Lumbar Disc Herniation. Current reviews in musculoskeletal medicine, 10(4), 507-516.

13.- Delgado-López, P. D., Rodríguez-Salazar, A., Martín-Alonso, J., & Martín-Velasco, V. (2017). Lumbar disc herniation: Natural history, role of physical examination, timing of surgery, treatment options and conflicts of interests. Neurocirugía (English Edition), 28(3), 124-134.

14.- Sørlie, A., Gulati, S., Giannadakis, C., Carlsen, S. M., Salvesen, Ø., Nygaard, Ø. P., & Solberg, T. K. (2016). Open discectomy vs microdiscectomy for lumbar disc herniation-a protocol for a pragmatic comparative effectiveness study. F1000Research, 5.

15.- Mathieson, S., Kasch, R., Maher, C. G., Pinto, R. Z., McLachlan, A., Koes, B. W., & Lin, C. W. C. (2015). Combination drug therapy for low back pain. The Cochrane Library.

16.- Rasmussen‐Barr, E., Held, U., Grooten, W. J., Roelofs, P. D., Koes, B. W., van Tulder, M. W., & Wertli, M. M. (2016). Non‐steroidal anti‐inflammatory drugs for sciatica. The Cochrane Library.

17.- Shiri, R., Lallukka, T., Karppinen, J., & Viikari-Juntura, E. (2014). Obesity as a risk factor for sciatica: a meta-analysis. American journal of epidemiology, 179(8), 929-937.

18.- Gaffney, C. J., & Spiker, W. R. (2016, March). Painless weakness from lumbar disc herniation: Recommended management and outcomes. In Seminars in Spine Surgery (Vol. 28, No. 1, pp. 31-36). Elsevier.

19.- Rätsep, T., Abel, A., & Linnamägi, Ü. (2014). Patient involvement in surgical treatment decisions and satisfaction with the treatment results after lumbar intervertebral discectomy. European Spine Journal, 23(4), 873-881.

20.-Machado, G. C., Witzleb, A. J., Fritsch, C., Maher, C. G., Ferreira, P. H., & Ferreira, M. L. (2016). Patients with sciatica still experience pain and disability 5 years after surgery: A systematic review with meta‐analysis of cohort studies. European Journal of Pain, 20(10), 1700-1709.

21.- Derick, C., Leonard, D. A., Schoenfeld, A. J., Harris, M. B., Zampini, J. M., & Bono, C. M. (2017). Relationship between size of disc and early postoperative outcomes after lumbar discectomy. Archives of orthopaedic and trauma surgery, 137(6), 805-811.

22.- Ekedahl, H., Jönsson, B., Annertz, M., & Frobell, R. B. (2017). Accuracy of clinical tests in detecting disc herniation and nerve root compression in subjects with lumbar radicular symptoms. Archives of physical medicine and rehabilitation.

23.- Akinduro, O. O., Kerezoudis, P., Alvi, M. A., Yoon, J. W., Eluchie, J., Murad, M. H., ... & Bydon, M. (2017). Open Versus Minimally Invasive Surgery for Extraforaminal Lumbar Disk Herniation: A Systematic Review and Meta-Analysis. World neurosurgery, 108, 924-938.

5,872 views

Last update June 2018 by Dr. Rodrigo Avila Cervantes